Ganadería >Ovino

El Pedero Ovino y Caprino. Tratamiento
Sección: Ganaderia
Temas:
Enfermedades, Caprino, Ovino
Autor:
José Mª R. Moya

Añadir/Ver comentarios (0)
Cabras El Pedero es una enfermedad infectocontagiosa que afecta al ganado ovino y caprino de todas las razas y que supone un problema importante para la economía de las explotaciones.

Cuando se presenta un proceso de esta naturaleza en un rebaño, hay que separa los animales enfermos de los sanos,y proceder al tratamiento de los afectados:

- Arreglo de las pezuñas eliminando los tejidos muertos y toda la suciedad adherida.

- Tratamiento local en forma de pediluvios, tinturas o aerosoles, a base de sulfato de cobre al 30%, sulfato de zinc al 5-10%, formol al 5-10%, y cloranfenicol en tintura al 1%.

En los casos graves o persistentes debe combinarse el tratamiento tópico con el sistémico. Dentro de los fármacos más eficaces por vía parenteral destaca la combinación de penicilina-estreptomicina, la oxitetraciclina, y la eritromicina.

Una vez tratados los animales deben ser trasladados a alojamientos separados de los que ocupan los sanos, con suelos secos, camas abundantes y en buen estado.




Gangrena gaseosa puerperal
Sección: Ganaderia
Temas:
Enfermedades, Ovino
Autor:
José Mª R. Moya

Añadir/Ver comentarios (0)
Es una enfermedad que se presenta de forma esporádica y enzoótica en las explotaciones ovinas.
Está ocasionada por el Clostridium septicum (excepcionalmente por el Clostridium nivyi, tipo A). Este bacilo está presente en la tierra y en el tubo intestinal de los animales sanos.
Su acción patógena la desarrolla cuando penetra en el organismo a través de las heridas, o colonizan las mucosas genitales por higiene deficiente, llegan a los estractos titulares más profundos donde elaboran toxinas necrosantes y hemolíticas que acaban destruyendo las paredes vasculares, con producción de ácidos y gases. Los productos de la descomposición tisular se incorporan al torrente circulatorio y ocasionan una intoxicación general.

Sintomas
Tanto en los casos de infección de heridas como en los de colonización de las mucosas genitales, se producen tumefacciones edematosas crepitantes, al principio dolorosas, luego, frías e indoloras. No es raro que las tumefacciones aparezcan en zonas alejadas de las heridas. No hay fiebre, pero la respiración y el pulso están acelerados. La muerte se produce al cabo de unos días.

Lesiones
- Edema en el lugar de las heridas o en la vagina, pared uterina y tejidos aledaños.
- Suelen estar edematosos la ubre y los músculos.
- El tejido conjuntivo impregnado de un líquido claro y ambarino que se vuelve gelatinoso en contacto con el aire.
- Abundante líquido en las cavidades torácica y abdominal, así como en el saco pericárdico.
- Las mucosas del estómago y del intestino delgado enrojecidas.

Diagnóstico
Puede hacerse por el cuadro clínico, y confirmarse con la identificación del agente productor.

Tratamiento
Al principio de la enfermedad pueden utilizarse antibióticos.

Prevención
- Tratar las heridas con antibióticos el polvo o en aerosol.
- Limpieza y desinfección de los espacios destinados a los partos.
- Higiene estricta en las manipulaciones obstétricas, en las intervenciones quirúrgicas y en el esquileo.
- Administración de antibióticos a las ovejas que hayan sufrido partos distócicos.
- Vacunación de las ovejas unos días antes del parto.




Mastitis infecciosa
Sección: Ganaderia
Temas:
Enfermedades, Ovino
Autor:
José Mª R. Moya

Añadir/Ver comentarios (2)

La mastitis es una inflamación de la ubre que se presenta en las ovejas después del parto. Es una de las en enfermedades que más pérdidas económicas causan en las explotaciones ovinas.
Imagen: ovejas

Provocada por un germen denominado Stafilococus aureus. Algunos autores consideran que el estafilococo es el responsable de la mastitis gangrenosa y de la que se presenta con un curso clínico menos agudo, mientras que la mastitis productiva, o indurativa, sería ocasionada por la Pasteurella.

Sintomas
Las mastitis suelen presentarse cuando la ubre está en plena producción de leche.



Existen dos formas clínicas:
Forma gangrenosa. Además de la pérdida del apetito y alteración del estado general debido a la fiebre, la mama enferma aparece inflamada, caliente y dolorosa en la parte superior, mientras que en la zona del pezón la piel está fría, de color azulado negruzco debido a la existencia de un proceso gangrenoso. La secreción que se obtiene de la mama es acuosa y hemorrágica. Al cabo de un o dos días se produce por septicemia. En la forma más benigna, al cabo de unos días la temperatura corporal baja a límites normales, la oveja comienza a comer y la parte necrosada de la mama se esfacela y acaba desprendiéndose en las semanas siguientes.
En la forma productiva, la mama sufre una induración debido a que la inflamación destruye el tejido glandular que es sustituido por tejido fibroso.

Diagnóstico
Sencillo por el cuadro clínico.

Tratamiento
Si se establece un tratamiento correcto precozmente es posible la recuperación funciona de la mama. En caso contrario, puede salvarse la vida del animal pero la funcionalidad mamaria quedará muy disminuida.
El tratamiento de hace con antibióticos o sulfamidas, por vía intramuscular y local.
Adoptar las medidas higiénicas, tanto en los establos como en el personal que maneja al ganado para evitar la difusión de la enfermedad y aislamiento de los enfermos.
Las secreciones extraídas de la mama deben destruirse.

Prevención
Para evitar la aparición de mastitis hay que mantener los locales donde se aloja al ganado en perfectas condiciones higiénicas. Si las mastitis se suele presentar con frecuencia, pueden utilizarse v acunas polivalentes, inoculadas a la oveja 3 semanas antes de la paridera, y otra vez cuando acaba.

Imagen: JUAN ACP




Diferencias en los ensilados para ovejas o para vacas
Sección: Ganaderia
Temas:
Alimentación, Ovino
Autor:
Antonio Arribas

Añadir/Ver comentarios (0)

Aunque en principio pudiera pensarse que no tiene por que existir diferencias, creemos que el tratamiento debe ser distinto según la especie que lo vaya a consumir.
Imagen: maiz
¿Que buscamos en un ensilado de maíz? Con el ensilado de maíz, principalmente buscamos aportar energía a nuestros animales, aparte de fibra, proteína, etc. pero principal y básicamente energía esto es, un ensilado es tanto mejor cuanto mas contenido de Almidón haya presente en la M.S.

Es bien conocido que para la elaboración de un buen ensilado, el contenido de M.S. debe estar comprendido entre un 30-35%, esto se corresponderá con un estado del grano entre pastoso y pastoso-duro.

Las diferencias según quien vaya a ser el consumidor final surgen atendiendo al metabolismo del animal esto es la vaca no es capaz de digerir los granos enteros por lo que en la elaboración de los ensilados este es un factor muy importante a tener en cuenta pues no se deben admitir granos sin trocear puesto que la vaca no los digerirá, en cambio si su destino final son ovejas de todos es sabido que son capaces de digerir los granos enteros, además de aportar múltiples ventajas en cuanto a ahorro de costes, evita problemas de acidosis ruminal, etc. que aquí no vamos a tratar, por lo tanto si los consumidores van a ser ovejas el grano no se debe trocear, por lo que el estado de maduración puede ser mas avanzado y su contenido de almidón superior siempre dentro de unos límites que garanticen una buena fase fermentativa, con esto conseguiremos un ahorro de costes puesto que la picadora no debe aplastar ni trocear los granos, también se obtiene un ensilado mas rico en almidón al ser cosechado en una fase mas avanzada del cultivo con lo que el llenado del grano será mayor .




Abomasitis hemorragica aguda (Bradsot)
Sección: Ganaderia
Temas:
Enfermedades, Ovino
Autor:
José Mª R. Moya

Añadir/Ver comentarios (0)
Enfermedad de carácter muy agudo que suele presentarse en los corderos entre los meses de octubre y marzo. Los brotes de la enfermedad suelen coincidir con las primeras heladas.
El agente causal de la enfermedad es el clostridium septicum. Crece este germen en las paredes del cuarto estómago, abomaso o cuajar, elaborando una poderosa toxina.

Sintomas
La presencia de esta enfermedad en un rebaño suele coincidir con la muerte repentina de varios animales. Los atacados aun vivos están tristes, dejan de comer, con elevada temperatura (41´5ºC.), y manifiestan diversos síntomas de dolor abdominal, con quejidos, rechinamiento de dientes e inquietud (elevación repetida de las extremidades).
Al cabo de 1-2 horas se tumban en el suelo, la temperatura corporal baja bruscamente por debajo de lo normal y, al poco tiempo, mueren.

Lesiones
Si el cadáver del animal se abre rápidamente se observa una marcada zona congestionada de color amoratado, en la mucosa del cuajar, en la que se observan diversos focos de ulceración.

Tratamiento
No hay tratamiento eficaz.

Prevención
Vacunación preventiva de todos los corderos que pastan en zonas infectadas con vacunas polivalentes, dos veces durante el primer año de vida, y una vez los años siguientes.





Página Siguiente >>