Labores >Teoría

El subsolado
15/01/2013 - Labores
Temas: Teoria, Subsolado

Como vimos en las labores en la agricultura, se trata de una labor preparatoria del terreno, previa al cultivo. Es una labor profunda, que sirve para fragmentar los horizontes del suelo de manera vertical, la reja subsoladora abre una galería y rompe la tierra situada encima de ella. Con esto se consigue facilitar el drenaje del agua, evitando encharcamientos superficiales, y permite además la proliferación de raíces del cultivo en profundidad.

Imagen: Labores

El terreno ha de estar ligeramente húmedo, en un estado tal que haga que la labor sea efectiva, y evite que las grietas se cierren. Por ello el momento recomendado para esta labor es el principio del otoño.

Como aspecto negativo, al permitir un mayor flujo del agua hacia capas inferiores del suelo roturando la tierra, estamos aumentando también la superficie evaporante del terreno, lo que puede resultar un grave problema en climas áridos. Además se trata de una labor muy costosa, que necesita una gran potencia tractora y mucho tiempo, por ello generalmente se abandona esta práctica en beneficio de otras labores más superficiales, que son mucho menos costosas y consiguen efectos similares en cuanto al desarrollo radicular y volumen de suelo explorado por las raíces.

No obstante, cuando nos encontramos con suelas de labor, u otros impedimentos para que el agua superficial pueda descender, o en el caso de cultivos con raíces pivotantes o muy profundas, el subsolado es una labor que merece la pena realizar, ya que sus efectos suelen ser francamente positivos




Las labores en la agricultura
07/01/2013 - Labores
Temas: Teoria

El objetivo de las labores agrícolas o laboreo es el de conseguir un terreno que ofrezca las condiciones ideales para el soporte de la vida vegetal, y con ello crear las condiciones óptimas para la germinación de la semilla en primer lugar y para el desarrollo de la planta posteriormente.

Así pues un correcto laboreo incidirá sobre la aireación del terreno, facilitándola gracias al aumento de la porosidad, sobre la humedad, ya sea ayudando a conservarla o evitando el exceso de esta, según sea el caso, sobre la temperatura, ya que un terreno mullido tendrá un menor coeficiente de conductividad térmica, y por tanto ayudará a que las variaciones de temperatura sean menores, y por supuesto, sobre la estructura del suelo, favoreciendo la formación de una estructura granular que ayude a un correcto desarrollo vegetal.

Además de las propiedades físicas del suelo, también las propiedades biológicas y químicas se ven afectadas por las labores. Por un lado las labores favorecen la evolución química del suelo, mediante la oxidación de elementos minerales, la solubilización de los mismos e incluso la movilización de elementos nutritivos que hasta el momento permanecían ocultos para las plantas. Por otro lado, el cambio de las propiedades físico-químicas del suelo tiene un efecto positivo a su vez sobre la microflora, favoreciendo su actividad y con ella la mineralización de materia orgánica, la humificación etc.

Las principales labores, ordenadas según el momento en que son aplicadas son las siguientes (Urbano, 1995):

Imagen: Labores

Bibliografía
- Urbano Terrón, Pedro. (1992) Tratado de fitotecnia general, 2ª edición. Editorial Mundiprensa





2