Riegos >Teoría

Fertirrigación del Olivar
06/12/2013 - Riegos
Temas:
Teoria

La fertirrigación es una técnica de cultivo que consiste en suministrar a las plantas de forma fraccionada y continua los fertilizantes disueltos junto con el agua, localizando éstos al alcance inmediato de las raíces y logrando un mejor aprovechamiento de ambos, que nos permitirá obtener mayores rendimientos y un adelanto considerable en la entrada en producción de las plantaciones jóvenes.

En el olivo, la aplicación de esta técnica es fundamental si queremos conseguir que los árboles adelanten su entrada en producción, pues con una fertirrigación adecuada se pueden obtener rendimientos superiores a los 12 kg por árbol a partir del tercer año.

Al contrario de lo que piensan muchos agricultores, la principal ventaja del riego localizado no es el ahorro de agua en sí, ni la posibilidad de utilizar aguas de elevada conductividad eléctrica (CE), sino la posibilidad de poner a disposición de las raíces el agua y el abono conforme a las necesidades del árbol en las distintas etapas del cultivo.

Al aplicar los fertilizantes junto con el agua de riego se abaratan en gran medida los costes de explotación, solucionándose las necesidades de mano de obra para su aplicación y consiguiéndose una mayor eficiencia de la fertilización, ya que las pérdidas por lixiviación y meteorización son menores.



Riego localizado en olivar
05/26/2013 - Riegos
Temas:
Teoria

Tres olivos / Three olives

El sistema de riego localizado nos permite aplicar el agua de riego al suelo explorado por las raíces de la planta a través de unos emisores situados en las tuberías de riego de forma localizada, a bajo caudal y con una alta frecuencia, formándose una zona mojada llamada bulbo cuyos niveles de humedad debemos mantener constantes.

Conjuntamente con el agua de riego, y disueltos en la misma, a través del sistema de riego localizado podemos realizar los aportes de abonos, ácidos húmicos, correctores de carencias y de pH, así como determinados tratamientos fitopatológicos y herbicidas.

1. Principales ventajas e inconvenientes del riego localizado
a) Ventajas:
- Mayor aprovechamiento del agua aportada.
- Permite la posibilidad de mantener constante el grado de humedad del suelo explorado por las raíces.
- Los abonos, al ser localizados en la zona húmeda, donde se encuentra la masa radicular, son mejor aprovechados por el árbol, mejorándose considerablemente su eficacia de aplicación.
- Mejora los rendimientos y la calidad de la producción y se anticipa la entrada en producción.
- Nos permite utilizar aguas que por su salinidad no se podrían utilizar en un cultivo con riego tradicional.
- En zonas áridas se produce una disminución de las poblaciones de malas hierbas, al ser menor la superficie mojada del suelo.
- Ahorro de mano de obra.

b) Inconvenientes:
- Es necesaria una mayor especialización por parte del agricultor.
- Aumentan los riesgos de salinización ocasionados por un mal manejo del riego.
- Se pueden producir obstrucciones de los goteros a causa de un mal filtrado de las aguas o por precipitaciones de los abonos no utilizados correctamente.

2. Movimiento del agua en el suelo en riego localizado
Utilizando este sistema de riego, la zona mojada va a ser función de la textura del suelo, del caudal de gotero y del tiempo de riego o cantidad de agua aportada, factores éstos que nos van a determinar también la forma y las dimensiones del bulbo húmedo.

Una vez fijado el caudal del gotero y el tiempo de riego, el único factor que nos va a indicar este aspecto es la textura, originándose uno u otro tipo de bulbo según la misma. En suelos arenosos el bulbo será estrecho y profundo, en suelos francos el bulbo será más bien esférico y en suelos arcillosos, el bulbo será ancho y poco profundo. En los suelos arenosos, la zona mojada horizontalmente es menor que en los pesados o medios, aunque se aumente el volumen de agua, pero sí alcanza más profundidad que en los de textura fina.

Continuar leyendo ...


Monitorización del contenido de humedad del suelo (EFI-RIEGO)
03/03/2013 - Riegos
Temas:
Teoria

Imagen: efi-riego El agua es un bien escaso. Cada vez estamos más concienciados de que debemos hacer un uso adecuado de ella. En agricultura esto es un factor clave, tanto por motivos de sostenibilidad ambiental como por la propia rentabilidad de la explotación agrícola. Los costes debidos al agua de riego y la energía asociada a ellos, ha pasado a ser en los últimos años uno de los principales costes de producción. La monitorización del contenido de humedad del suelo es una de las mejores herramientas de la que actualmente disponemos para conseguir un uso eficiente del agua de riego.

Un buen diseño de la instalación de riego y la elaboración de un calendario de riegos es clave para conseguir un riego eficiente. Sin embargo, no es suficiente. Una vez diseñado e instalado correctamente nuestro sistema de riego, hay que adaptar la aplicación de agua al día a día. No existe un patrón que podamos seguir, no podemos anotar las dosis y frecuencias de riego aplicadas un año y hacer exactamente lo mismo al año siguiente. Las condiciones de los cultivos se ven afectadas por infinidad de factores; temperatura, humedad, enfermedades, tipo de suelo, etc.

Actualmente, existen tecnologías que nos permiten mejorar la gestión del agua de riego en parcela mediante el uso de equipos que miden el contenido volumétrico de agua en el suelo. Podemos saber con precisión qué está pasando en nuestra parcela en este mismo instante, qué contenido de humedad tiene nuestro suelo y cómo lo está utilizando nuestro cultivo.

Estos equipos se basan en la información obtenida mediante sensores de capacitancia enterrados en la zona idónea, en función del tipo de riego utilizado (goteo, aspersión, pívot,…), de forma que podemos conocer para nuestro suelo en particular, la reserva de agua de la que disponen las raíces del cultivo, y en base a esta información, determinar CUANDO es necesario volver a regar y CUANTO (frecuencia y dosis de riego).

Los datos recogidos por los sensores son almacenados en registradores de datos y enviados vía GPRS a un servidor, de forma que pueden ser consultados vía internet en tiempo real.

Más información: www.efi-riego.com



Equipo de filtrado (3). Filtrado Post-abonado
10/01/2009 - Riegos
Temas:
Teoria

Este tipo de equipos se colocan siempre después del equipo de abonado, y sirven:

1) para eliminar cualquier impureza que pudiera contener el abono. y
2) retienen las partículas de arcilla de filtros anteriores, especialmente de las operaciones de contralavado.

El diámetro de los orificios tiene como unidad de medida el "mesh", que se define como el número de orificios por pulgada lineal. Se han establecido las equivalencias entre esta unidad y milímetros.

Tipos de filtro

Filtro de malla Es un cuerpo cilíndrico, de plástico o metálico dentro del cual hay un cartucho de malla de plástico o acero inoxidable. El agua penetra en el filtro por el centro, atraviesa sus paredes para salir a la red general.

Filtros de disco El elemento filtrante está constituido por anillas o discos de ranuras, situados sobre un eje, y encerrados en una coraza de plástico. Enroscando la coraza se comprimen los discos, no se debe apretar completamente la rosca, para que actúe como válvula de seguridad ante una sobrepresión.

El grado de filtraje depende del número de ranuras del disco. Existe una gama de colores para diferenciarlos. Cada color indica el número de ranuras, los "mesh" y el diámetro en mm. Estos filtros pueden limpiarse manualmente, la recomendación de las casas comerciales es hacerlo una vez al año con ClH, para evitar incrustaciones cálcicas.

Características técnicas a tener en cuenta en los filtros de malla y de disco

Datos técnicas a tener en cuenta:
- Grado de filtración en “mesh” o milímetros.
- Caudal máximo recomendado.
- Presión de trabajo, máxima y mínima.
- Presión diferencia.
- Longitud del cilindro del filtro
- Área de filtraje.
- Material del cuerpo del cilindro y elemento filtrante.
- Pérdidas de carga.



Equipo de filtrado (2). Filtrado
09/21/2009 - Riegos
Temas:
Teoria

Equipo de filtrado (2). Filtrado

Filtro de arena o grava
Su instalación es necesaria cuando al agua puede llevar algas y diversas materias en suspensión, en especial, cuando procede de ríos, de acequias, de vertidos de la ciudad o de estanques abiertos.

Características principales
- Conexiones de entrada y de salida tipo Victaulic, rosca o brida.
- Fabricados con chapa de acero tratado electrostáticamente y cubiertos por una capa de poliéster de ≥13º micras.
- Máxima presión de trabajo recomendada 10 ATM.
- Uniformidad en la filtración gracias al sistema de placa filtrante
- Instalación individual o en batería.
- Facilidad de limpieza manual, o automática.

Deben instalarse manómetros que indiquen la presión de entrada y de salida. Cuando se produce una pérdida de unos 3 m. c. a., se debe invertir el flujo mediante una válvula inversora, que permite pasar en agua desde abajo hacia arriba, atravesando la capa de arena en sentido inverso, logrando la limpieza de la arena.

Mediante una válvula de drenaje sale al exterior el agua sucia, por los que se debe prever un desagüe para no tener humedades en el cabezal o en la caseta. En las grandes instalaciones, esta operación de lavado se realiza automáticamente.

Si las pérdidas de carga son superiores a los 6 m. c. a., hay peligro de que en la capa de arena se formen pequeños canales por donde pasa el agua sin filtrar.

Características técnicas a tener en cuenta
- Material.
- Capacidad de filtraje
- Altura. Cuanto más capa de arena, mejor filtrado.
- Diámetro. Directamente proporcional a la altura.
- Tipo de arena o grava, y características granulométricas.
- Volumen de arena o grava.
- Presión. La óptima y el intervalo entre la máxima y la mínima.
- Pérdidas de carga.




Página Siguiente >>