Ascaridiasis porcina

Sección: Ganadería
Temas:
Enfermedades, Porcino
Autor: José Mª R. Moya

La ascaridiasis porcina está causada por el Áscaris lumbricoides, nemaltelminto de la familia Ascaridae. Se trata de un gusano redondo, no segmentado de unos 30 cm. de largo por 5 mm. de anchura. El macho tiene, con frecuencia, el extremo posterior en forma de anzuelo, y es más corto y más delgado que la hembra. Ambos tienen en el extremo anterior tres labios

Los huevos del Ascaris lumbricoides, son de forma oval, y rodeados por una cápsula de color pardo

Contagio
Los huevos ingeridos por los animales, después de haber sufrido una primera muda, liberan en el intestino delgado una larva que perfora la mucosa y, a los pocos días, llega al hígado por vía linfática en pocos días. Abandona este órgano y por medio de la corriente sanguínea llega y se aloja en el pulmón donde sufre dos mudas, al cabo de las cuales salen del aparato respiratorio por la tráquea y son deglutidas. Llegadas al intestino delgado, realizan una última muda, crecen y rápidamente alcanzan la forma adulta.

Síntomas
En los lechones, el primer síntoma de la infestación es la aparición de una tos moderada y húmeda. Puede haber fiebre que desaparece al poco tiempo. El aumento de peso se retarda o desaparece, disminución del apetito. Como las formas adultas pueden emigrar y, en ocasiones, obstruir los conductos biliares, dan lugar a un a ictericia generalizada.

Lesiones
Las lesiones aparecen inicialmente en el hígado y en los pulmones.
- El hígado presenta un moteado escarificado. - Los pulmones presentan hemorragias petequiales a los pocos días después de la infestación.

El intestino presenta muy pocas lesiones, excepto cuando el elevado número de parásitos ocluyen la luz intestinal, o perforan el intestino.

Diagnóstico
Los síntomas clínicos nos hacen sospechar la parasitosis por áscaris. A confirmación puede hacerse detectando la presencia de huevos en las heces. En los lechones, el análisis coprológico puede resultar negativo cuando las larvas se encuentran en fase emigratoria.

Tratamiento
Productos usados para el tratamiento de la ascaridiasis porcina: Aceite de quenopodio. Es un buen y seguro antihelmíntico. Penetra en el cuerpo del parasito a través de su cutícula y ocasiona la paralización de la musculatura haciéndole perder la capacidad de contrarrestar los movimientos peristálticos de intestino y es expulsado con las heces. El medicamento de administra previo ayuno de 24 horas, a la dosis de de unos 3 c.c. por cada 45 Kg. de peso corporal e, inmediatamente después, 60, c.c. de aceite ricino. La administración se hace con jeringa, sonda gástrica o mediante cápsulas. Algunos medicamentos están preparados con aceite de quenopodio y aceite de ricino, aunque a veces se recomienda sulfato de sodio como purgante. La administración de un purgante se hace con dos fines, arrastrar al gusano en estado de parálisis, y eliminar lo antes posible el exceso de medicamento para disminuir su toxicidad. Fluoruro de sodio. Se administra durante un día con alimentos secos. Es el menos caro y no necesita purgantes, pero puede originar intoxicaciones. Óxido de cadmio. Tiene el inconveniente de que sólo puede administrarse una vez en la vida por su tendencia a acumularse en los tejidos. Piperazina. Los compuestos de piperazina son eficaces, seguros y no tóxicos para el cerdo. Higromyeina B. Tiene la desventaja de que ha de emplearse durante más de cinco semanas.

Prevención
Como los antihelmínticos no destruyen los huevos del parasito, los locales destinados al parto, las cochiqueras de cría, los apacentaderos y el resto de los locales, deben lavarse con lejía y agua caliente. Desparasitar a las cerdas y de lavarlas con agua y jabón, antes de trasladarlas a los locales de cría. Limpieza de las ropas y calzado de las personas que atienden la explotación.





0 COMENTARIOS

...................
Añade un comentario

(*) Nombre:
(*) Comentario: