Inicio        Abonos       Fitosanitarios       Maquinaria       Riegos       Variedades       Labores       Ganadería       Medioambiente      Gestión     Guía de empresas  

Peste porcina africana

#AGN-Ganadería >> Enfermedades, Porcino
Autor: José Mª R. Moya


La peste porcina africana es una enfermedad del cerdo, de curso agudo, muy contagiosa y de mortalidad elevada. Originaria de África, está presente en España desde el año 1957.

La enfermedad está causada por un virus filtrable, muy resistente que se encuentra en gran abundancia en las secreciones y excreciones de los animales enfermos.

Actúan como transmisores de la enfermedad el jabalí y otros cerdos salvajes, sin que se haya demostrado la intervención de insectos.
Los animales adquieren la enfermedad por contacto directo con los animales infectados, con los portadores salvajes, o por la ingestión de alimentos o aguas contaminados. Otras veces, al darles de comer alimentos con restos de cerdo o jabalí infectados.

Síntomas
Tras un periodo de incubación de duración variable, la enfermedad remanifiesta con una elevación muy alta de la temperatura corporal que se mantiene unos días. Durante el periodo febril, los animales están bien, comen y caminan con normalidad. A diferencia de lo que ocurre en el cólera porcino, donde los síntomas clínicos aparecen con la elevación térmica, en la peste porcina africana surgen cuando la fiebre comienza a descender: secreción serosa o mucopurulenta tanto nasal como conjuntival.

En los animales de capa clara se aprecian en la piel de las orejas, costados, vulvas y menudillo, manchas de color púrpura rojizo Con algunas cepas de virus puede presentarse diarrea, a veces hemorrágica, y vómitos. La muerte suele ocurrir uno o dos días después de la aparición de los primeros síntomas.

La mortalidad es muy elevada, cercana al 100%. Los pocos supervivientes son portadores del virus durante mucho tiempo.

Lesiones
En necropsia se aprecia aumento del contenido líquido del pericardio, pleura y peritoneo, de color amarillento y, a veces, con sangre.
En las serosas de las vísceras pueden verse las llamadas “manchas de salvado”: lesiones de color rojo claro, o petequias del mismo color.
Los ganglios linfáticos viscerales están mucho más hemorrágicos que en el cólera porcino. Los ganglios torácicos y mandibulares suelen estar menos afectados, moteados por la hemorragia.

El bazo suele presentar un aspecto normal. Si hay congestión, sólo afecta a una parte del órgano.

En la laringe y la epiglotis, petequias o equimosis, en ocasiones, están muy congestionadas con hemorragias más graves que en cólera porcino. En la tráquea puede haber líquido espumoso cuando existe edema pulmonar. Las lesiones típicas de la bronconeumonía por complicaciones secundarias son muy raras debido al curso rápido de la enfermedad. En el corazón, además del aumento del líquido pericárdico, suele haber hemorragias subpericárdicas y endocárdicas localizadas en la cercanía de las coronarias.

El riñón presenta, en la mayoría de los casos, petequias apreciables al separar la cápsula. No suelen ser tan numerosos como en algunos casos de cólera porcino. En cambio, las petequias son más numerosas en la corteza y en la médula.

En el estómago, gastritis difusa y hemorrágica. En el intestino delgado, enteritis con hemorragias difusas y petequias. El ciego y el colon están inflamados en grado variable, enrojecido, con petequias múltiples. Las úlceras en botón del cólera porcino son poco frecuentes, y sólo se encuentran en los casos de curso prolongado.

Diagnóstico
- Hay que hacer el diagnóstico diferencial con el cólera porcino, ya que los síntomas y las lesiones son muy semejantes.
- Los frotis de impresión de los ganglios pueden revelar una profunda cariorresis.
- También se puede proceder a la inoculación a cerdos inmunes al cólera porcino.
- La prueba de difusión en gel de agar no da resultado por no producir el virus anticuerpos precipitantes. Lo mismo ocurre con la prueba de hemadsorción.

Prevención
- Está prohibido el movimiento de animales o sus productos que pueden propagarla.
- Con firmado el diagnóstico, los animales enfermos han de ser puestos en cuarentena y sacrificados sanitariamente.
Patrocinadores

Nanjing Essence Fine-Chemical

Cinque Terre

HUTECH

Asesoria en conducciones y riegos

Cinque Terre
   
Nuestros Especialistas